Elimina, destrucción de documentos segura y garantizada en las Illes Balears

ELIMINA ESPECIAL RECICLAJE DIARIO DE MALLORCA

Este fin de semana hemos aparecido en el suplemento especial de reciclaje de Diario de Mallorca. Os dejamos con la información transcrita que aparecía en el periódico y con el recorte de la página. En Elimina trabajamos para cuidar el medio ambiente. Nuestros procesos han sido diseñados para reducir el consumo energético y la generación de residuos, todo ello para contribuir a minimizar el impacto medio ambiental. El papel se destina a reciclaje. Nuestro proceso permite reducir el consumo de agua y la necesidad de productos químicos para el reciclaje del papel.

Elimina es una empresa pionera en la destrucción certificada de documentación en las Illes Balears. En mayo de 2014, se convirtió en la primera empresa en las islas en obtener la certificación en la norma UNE-EN 15713, un documento que acredita que cumple estrictamente con el código de buenas prácticas para la destrucción segura de material confidencial.

Es importante que las empresas tomen conciencia de que la documentación que van acumulando debe ser destruida de manera confidencial y segura, siguiendo las bases marcadas por el Real Decreto 1720/2007 de 21 diciembre, que aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica de Protección de Datos 15/ 1999 de 13 de diciembre. De no hacerlo, puede tener como consecuencia importantes sanciones económicas y una pérdida de imagen corporativa.

Externalizar el servicio de destrucción de documentos supone una serie de ventajas a tener en cuenta para las empresas. Contando con Elimina, tendrán garantías de que la destrucción de documentos se llevará a cabo de manera real, siguiendo los procedimientos establecidos por ley, y además, también les supondrá un ahorro: evitarán inversiones permanentes y convertirán un coste fijo en variable.

Desde Elimina se ofrece a sus clientes varias maneras de organizar la recogida de documentos a destruir: periódica o puntual. La periódica se lleva a cabo mediante recogida regular de la documentación que se va acumulando en los buzones o contenedores especiales, acordando una fecha de recogida concreta, mientras que la puntual se efectúa en base al volumen de documentación histórica a destruir (limpieza de archivos históricos y recogidas periódicas de documentación generada en el día a día).

Los documentos a destruir son variados, y no se limitan al formato papel. También pueden ser tarjetas de crédito, microfichas, material en CD-Rom o DVD, cintas de copia de seguridad, disquetes o incluso cintas de video o de vigilancia. Todo este material puede contener información que, aunque no sea actual, si requiera un tratamiento confidencial. Podría incluir, por ejemplo, datos personales o referidos a derechos de imagen, por lo que se debe destruir de una manera minuciosa y sin dejar nada al azar.

Una vez toda la documentación llega a manos de Elimina, empieza todo el engranaje cuyo fin último es una destrucción segura y confidencial. El traslado a sus instalaciones se lleva a cabo en vehículos especialmente adaptados, y una vez allí, todo el proceso se graba mediante cámaras de vídeo vigilancia. Desde la apertura de los contenedores, hasta el pesado en báscula homologada y la manipulación del contenido por parte de sus operarios (que a su vez firman un contrato de confidencialidad de por vida). Elimina también cuenta con un Seguro de Responsabilidad Civil de destrucción de documentos, que aporta una mayor garantía para sus clientes.

La destrucción de documentos se realiza en las propias instalaciones con las que cuenta Elimina. Los clientes pueden elegir el tamaño de partícula que consideren oportuno, y también pueden auditar la destrucción en todo momento desde las salas de visualización.

Todo el material que se obtiene de esta destrucción se acaba reciclando. Elimina tiene un compromiso con el medio ambiente, y trabaja para que sus procesos sean lo más eficientes y sostenibles posible. Su consumo energético es mínimo, así como su generación de residuos. Todo ello para contribuir a la preservación del medio ambiente y a minimizar el impacto ambiental.

El material no reciclable se deposita en un centro especializado de tratamiento de residuos, tal como establece la Ley 22/2011 de 28/07 de residuos y suelos contaminados.