Destrucción confidencial de documentos, ¿Por qué es importante y necesaria?

destruccion confidencial de documentos

Uno de los pilares básicos de nuestra empresa es llevar a cabo una destrucción de documentos de una manera confidencial, que resulte cómoda para nuestros clientes y esté bajo los parámetros legales adecuados.

Llevar a cabo una correcta destrucción confidencial de documentos, aportará a las empresas que nos contraten no solamente una buena imagen corporativa, sino que evitará que según qué documentos privados y confidenciales puedan llegar a manos de la competencia, como por ejemplo listados de clientes, listas de precios, estadísticas, correspondencia… Quizás son informaciones que actualmente ya no son necesarias o están desactualizadas, pero que sí pueden servir a otras empresas de la competencia. Puede que esta documentación que ya no se utiliza se llegue a mezclar con otros papeles menos trascendentes, y que si se lanza a la basura de manera inconsciente, se llegue utilizar en nuestra contra si cae en manos inadecuadas. La basura está considerada por los profesionales del espionaje industrial como la única fuente de información disponible de la competencia.  Por eso, es necesario tomar consciencia y tener en cuenta lo importante que es en realidad una destrucción de documentos llevada a cabo por profesionales.

Con Elimina, garantizamos una destrucción de documentos privada y confidencial. Los documentos, una vez en nuestro poder, serán tratados de una manera segura y garantizada 100%. Serán transportados en vehículos completamente cerrados, dotados de cerraduras, pestillos especiales y alarmas de seguridad, y una vez en nuestras instalaciones, habrá grabaciones digitales en cada proceso que se lleve a cabo, como la apertura de los contenedores, pesado en báscula homologada y la manipulación del contenido por parte de nuestros operarios (que a su vez firman un contrato de confidencialidad de por vida), etc.

Además, contratando nuestros servicios, tu empresa tendrá la seguridad de que estará cumpliendo la LOPD, que establece que los datos de carácter personal deben ser destruidos una vez dejen de ser necesarios o pertinentes. El incumplimiento de la LOPD conlleva graves sanciones, cuyos importes pueden llegar a los 600.000 euros.